Julius apostata

Un día, septimo de cualquier semana, Julius comulgó y mientras la ostia se desacía yaciente en su lengua entendió eso de Dios padre.

Una arcada metafisica le subió desde el alma y Julius vomitó su religión. En mitad del templo, apostasía bulímica.

Mezclado con la bilis quedo Dios, corrollendo humildemente el marmol del suelo sagrado.

Julius abandonó la sombra de la cruz y el sol del renacer le iluminó un poco mas.

Julius apostata.

Especia melange, expande la conciencia.

La especia fabrica espacios.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario