Mis primeros 3miles. Capitulo primero: Balaitous, granito entre la niebla.

Viernes, 15:30, con prisas recoger la mochila y 400km en el 21 de gus (aka “El tanque”) hasta Sallent de Gallego. LLegamos a las 20h, cuando anochece. Sacamos los frontales y cogemos el camino que lleva desde La Sarra hasta Respumoso.

Son algo mas de 2h de caminar en la oscuridad. Cargados con hierros y trastos para 2 días de monte. Se hace pesado, pero la ilusión de todo un finde por delante da animos. Al final llegamos antes de las 22:30 al refu. Todavía esta abierto el refu y nos podemos inscribir sin más problemas. De hecho, aún hay gente en el comedor tomando unos patxaranes. Nostros cenamos nuestros bocatas y nos vamos para la cama dispuestos a dormir como leones después de la caminata. Ja! Menuda nochecita. Me he olvidado los tapones de los oidos y entre ronquidos, apneas y rozamientos varios (esos piececitos ga! :P) apenas pego ojo 🙁 Estupendo, me espera el monte mas difícil que he hecho nunca y casi no he dormido. Para más coña, aunque al levantarnos estaba medio despejado, después de desayunar el cielo esta nublado y no pinta nada bien.

Pero bueno, sabíamos a lo que veníamos. Repasamos el material: cuerda, arneses, reversos, cintas, mosquetos, unos friends por si acaso y el casco. Me toca subir la cuerda y ga la bajará. Al final a la 7:50 salimos camino del Balaitous.

Llueve un poco así que toca subir tapados. El camino empieza con una fuerte subida por el barranco de Respomuso. No tiene pinta de que el tiempo vaya a mejorar 🙁

Ganamos altura rápidamente y yo voy asfixiado. Parece que la noche toledana y el cargar con la cuerda no me sientan nada bien. Además las largas pedrizas de granito que hay que cruzar hacen mas dura la marcha.

El paisaje es brutal, aunque la niebla no nos deja ver mucho. Finalmente llegamos a donde creemos que debería estar la brecha de Latour.

No vemos nada, pero oimos las voces de un grupo que subía delante nuestro. Parece que están en el primer paso. Así que decidimos que mejor nos ponemos los arneses ahora en vez de hacer equilibrios en un sitio peor.

Entre que como algo y que parece que empieza la aventura se me pasa el cansancio. Por suerte la niebla levanta un poco y comprobamos que estamos donde creiamos. La brecha asoma timida:

Empezamos con ganas. Da igual que llueva, da igual que no se vea nada, estamos con ganas y lo vamos a intentar.

Después de subir unos metros por pedriza nos metemos en la brecha. Aquí empieza lo interesante. La brecha comienza estrecha, justo pasa una persona.

Hay un primer escalón y enseguida llegamos al paso dificíl. Dicen que III+. Los chicos que iban delante lo han hecho asegurados, pero no parece que sea muy expuesto, la caida es en una terraza. Así que me lanzo y subo a pelo sin pensarmelo mucho. La roca mojada y fria hace que cueste un poco, pero no es muy difícil.

Una vez superado este paso, subimos un poco mas por pedriza que corre mucho y hay que andar atento. Vemos la linea de clavijas que va por la pared derecha, pero parece mejor esperar a cogerlas un poco más adelante, antes de unos bloques empotrados. Aquí una fisura y las clavijas nos dicen por donde seguir. Tras discutir si hacerlo apelo o asegurados, al final decidimos que la caida es tan maja (una placa de piedra y lo menos 200m de caída que merece la pena sacar la cuerda.

Este viaje le toca a gus de primero. No me mola que no podamos montar una reu así que lo primero que hacemos es lacear una clavija con una baja. Es más rollo sicologico que otra cosa pero bueno. En cuanto está en la fisura Ga mete un friend y tira para arriba. Enseguida llega unos de los parabolts de los rappeles y monta una reu.

Ya hemos pasado lo dificil, ahora queda trepar un poco hasta llegar a la arista/collado. No es dificil, pero con lo mojada que está la roca hay que ir muy atento. Aprovechamos para ir “fichando” los rappels para la bajada. La verdad es que saber que no tengo que destrepar este camino me da mucha confianza.

Si algo bueno tiene la niebla es que no nos deja ver el “patio” que hay. Un día despejado tiene que tener un ambiente del copón.

Ahora ya solo queda ir subiendo a media ladera hacia la cumbre. Atentos a los hitos, y alguna pequeña trepadilla sin problemas, vamos avanzando. Yo estoy cansado, pero la cumbre cercana hace que no me pare. Finalmente ahí está entre a niebla, la piramide de la cumbre!

La niebla cada vez moja más, pero nada puede empañar la felicidad de hacer tu primer tres mil. La pena es que el objetivo de la camara si se empaña 😛

Comemos el tradicional fuet de la cima. Llamamos a casa. Mi aita me felicita por ser el tercero de la familia que sube. Y es que mis padres subieron hace 42 años a este mismo monte y también fue su primer tresmil 🙂 Solo me queda una pena, y es que con el tiempo que hacia no pudimos disfrutar de la cumbre. Sin vista, con frío y con una niebla que termino por convertirse en lluvia, no nos queda mas remedio que empezar a bajar. Enseguida volvemos ala arista/collado y preparamos el primer rappel.

La falta de costumbre hace que tardemos un poco en montarlo. Pero mejor hacer las cosas bien y comprobar que todo está correcto. Gus comienza el primer rappel. El terreno que no es vertical y la cuerda mojada hacen un poco mas complicada la maniobra, pero enseguida ve que llega sin problemas hasta el tercer tinglado de rappel.

(merece la pena ver la foto en grande, para apreciar la batalla de ga con la cuerda mojada 🙂 Detrás nuestro bajan tres chicos con una cuerda más corta. Pero nos cazan enseguida y al terminar nuestro segundo rappel nos juntamos en el último rappel. Nuestra cuerda llega hasta abajo así que les invitamos a bajar por ella y ahorrarse otro rappel. El último rappel tenía sorpresa. Y es que el paso de III+ de la subida, debido a las lluvia, se ha convertido en una pequeña cascada. Que bien, montaña, escalada y barranquismo todo por el mismo precio 🙂

Se acabo la parte interesante. Ya solo queda guardar el material y volver a cruzar las predizas.

Pero antes de irnos, la niebla nos deja disfrutar de una última mirada de la brecha…

… y al balaitous

Vamos bajando…

Mientras soñamos con proyectos futuros

El tiempo ahora si nos deja disfrutar (poco) de las impresionantes vistas de piedrafita.

La última parte de la bajada se hace larga. Estamos cansados y es muy empinada

Pero en el refu nos espera un plato de ramen y una nuena cerveza/kalimotxo

Colgamos toda la ropa y trastos en la planta baja del ref, donde hay un pequeño calefactor con ventilador. Nostros nos quedamos disfrutando del ambientillo de montaña del refu y viendo videos de escalada en la pantalla plana del comedor (sisi, mas que un refu es un hotel). Cenamos a las 8 y , batiendo todos los records, nos metemos a las cama a las 9 de la noche. Yo estaba destrozado y dormimos, esta vez si, como leones. Y el dia siguiente…..

…continuara

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario