Deporte de tarados

PARENTAL ADVISORY

Parental Advisory:Ombligismo en estado puro. Lo tenía que soltar y tener un blog es lo que tiene.

Iba a llamar a este post deporte de cabezones o de tozudos, pero la verdad es que el adjetivo adecuado es tarado. Y es que para practicar ciclismo a cierto nivel hay que estar tarado. Un deporte en el que darte soberanas palizas te producen placer. Un deporte en el que te mutilas los pelos de las piernas por que sabes que vas a hacerte heridas. Un deporte en el que planeas unas vacaciones de sufrimiento cruzando los pirineos, solo puede ser un deporte de tarados.

Y hoy he tenido uno de esos grandes momentos de tarado. Salgo de casa con las alforjas llenas de cajas de leche, para simular el peso de los bartulos para el geektour (primera tarada). Con la nada sana idea de hacer cerca de 100km (segunda tarada) para ver si me aguantan las rodillas (las tengo un poco tocadas con el cambio de bici y me preocupa para el geektour) y subir algunos puertos (tercera tarada). Pues si todo eso fuera poco, a los 10km de salir, en medio de Bilbao, en un bidegorri y de la manera más tonta se ma va la bici en sarra de costado y me como una buena galleta (galleta con leche por supuesto, leche contra el duro suelo).

Y después de “estrenar” la bici contra una farola (con el peso extra ha ido por el suelo como una bala contra la puta farola). De dejar la rueda de alante hecha un ocho (bueno, solo un poco abombada) . De mover la pinza del freno delantero y quedarse rozando todo el rato. Despues de eso y con una mala leche y ganas de llorar por la imbecilidad de la caida y la posiblidad de joder la vacaciones. Despues de todo eso, cuando la cabeza te dice que hay que volver a casa, curarse las heridas y descansar, que es loq ue hace un tarado? Pues sacar las herramientas, arreglar la bici y decidir que por mis huevos que acabo la salida. Y la he acabado, los primeros kilometros con ganas de llorar aun y dolor en el cuerpo, pero la he acabado. Al final solo han sido 90km y 2 puertos, pero bastante he tenido. Y claro, ahora estoy descojonado, física y animicamente. Con el cuerpo dolorido y con bastante mala leche por mi taradura.

No se que coño me ha hecho seguir, la verdad. Si era el miedo a que si hoy me rendia en pirineos al primer primer problema me iba a rendir también. O simplemente que estoy tarado. Tantos años encima de la bici te dejan así supongo. Y lo peor es que al final casi hasta he disfrutado, sobre todo cuando me he cruzado con varios grupos de alforjistas.
Pero bueno, el pequeño momento de taradura de hoy refuerza mis teorias:

  • Las caidas en las que me hago daño son las caidas mas tontas. Me puedo comer un quad de frente y salir con una uña morada, pero si estoy calentando en un parquing y me ostio fijo que acabo en el medico con una ferula (veridico, otro día lo contaré)
  • El puto casco hay que llevarlo siempre, aunque te pares a mear.
  • Nunca dejará de sorprenderme mi capacidad de sufrir encima de la bici. Si en otras facetas de mi vida fuese tan cabezón…

Ale, me voy a la cama, a descansar y reflexionar un poco más sbreo mi taradura.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario